¿Por qué iniciarse en el hobby del modelismo?

 

Existen tantas aficiones como personas, ya que cada una de ellas tiene intereses particulares e inquietudes que se satisfacen de formas diferentes. El modelismo ha sido siempre un rubro atractivo tanto para niños como adultos, puesto que proporciona un sinnúmero de posibilidades y se adapta a los gustos y presupuestos de cada entusiasta. A continuación se introduce una lista de razones por las que se debe considerar al modelismo como una de las mejores formas para ocupar el tiempo libre.

  • Desarrollar habilidades nuevas: para construir modelos a escala, es necesario realizar una gran variedad de tareas, que permiten a los entusiastas iniciarse o profundizar sus conocimientos sobre distintas áreas, como la planificación o el diseño, entre otras. El proceso de creación de la maqueta en sí mismo requiere de diferentes actividades manuales, como el modelado, la carpintería o el esculpido, y es por este motivo que este hobby es una fuente inagotable de aprendizaje.
  • Fomentar la creatividad: trasladar una idea desde la mente al papel, y del concepto a la realidad, es un proceso largo y complejo. Crear un modelo a escala permite desarrollar al máximo la creatividad y también la inventiva para poder adaptar el proyecto al marco de lo posible.
  • Compartir y socializar: el modelismo es un ámbito de recreación y comunidad, en el que la participación y apoyo de todos los miembros de la familia , junto con el intercambio y la colaboración con amigos y otros aficionados, promueve el mejoramiento de los lazos sociales y la formación de nuevos vínculos en torno a un interés compartido. La existencia de una gran comunidad dedicada al modelismo y los canales de comunicación en línea, facilitan aún más este proceso.

¿Es posible ganar dinero con un hobby?

Las personas interesadas en el modelismo y las manualidades suelen contar con un conocimiento muy acabado de los diferentes intereses que tienen otros entusiastas y aficionados. Por este motivo, no es de extrañar que muchos de entre ellos decidan comenzar su propio emprendimiento, ofreciendo algún producto o servicio que pueda ser de interés para este público. En este artículo, se presentan entonces algunos consejos para quienes decidan dar el salto al emprendedurismo efectivamente y minimizando los riesgos.

En primer lugar, es necesario tener en claro qué tipo de producto o servicio se quiere ofrecer y conocer si existe una real demanda al respecto. Para verificar estos conceptos iniciales que surgen del instinto y del conocimiento particular del mercado del hobby, se puede recurrir a bases de datos de preferencias de consumo y a las encuestas de opinión. Una serie corta de preguntas cuidadosamente elaboradas y dirigidas al público objetivo, -los hobbistas-, puede brindar mucha información acerca de la necesidad real del producto que se quiere comercializar, de sus características y precio de venta estimado.

En segunda instancia, es necesario conocer las condiciones actuales de la competencia. Para ello se debe realizar un relevamiento de todos los productos y servicios que ofrecen algo similar, la competencia directa, y también de aquellos otros que, sin dedicarse exactamente al mismo fin, ofrecen una alternativa que puede captar una buena parte de la demanda que se quiere cubrir. A partir de esos datos, se puede elaborar un cuadro comparativo que sintetice las características, ventajas y desventajas de cada uno de esos competidores.

La tercera estrategia tiene que ver con hacer un análisis de costos para el lanzamiento de dicho producto a la venta. ¿Qué tipo de inversiones son necesarias y cuánto dinero representan? En principio, esta pregunta puede ser complicada de responder, pero realizar estimaciones con respecto a los gastos que demandaría el emprendimiento para, al menos, su primer año de lanzamiento, permite evaluar cuáles son las opciones de financiamiento a las que deberá recurrirse para costear el desarrollo de la actividad. Los aportes de los emprendedores y sus familias suelen siempre estar presentes pero no alcanzan a cubrir la totalidad de los montos en juego, es por esto que el aporte de inversores o de subsidios estatales se muestra como un complemento a considerar.

Modelismo y manualidades: hobbies que no pasan de moda

 

El modelismo es una actividad que cuenta con un amplio desarrollo histórico. El interés del hombre por representar la realidad de diversas formas dio lugar al surgimiento de las distintas vertientes del arte, y también a combinaciones y aplicaciones de ellas. La creación de modelos a escala implica el uso de múltiples técnicas con el objetivo de obtener un resultado fiel al objeto real, y es también una forma de poner al alcance de la mano elementos que por su magnitud o costo no podrían poseerse.

Es por este motivo que este pasatiempo no debería resultar extraño a la mayor parte de las personas. Habitualmente se da a conocer a los niños a través de sus padres o abuelos, que intentan transmitirles su afición por las maquetas desde pequeños, invitándolos a participar de sus proyectos, a sugerirles nuevas creaciones o incluso a tomar las riendas de un nuevo modelo desde sus inicios. Es así que en la mayoría de los casos, el modelismo es una tradición que se transmite de generación en generación.

En la actualidad, sumado a este componente de vínculo familiar, la gran disponibilidad de información y la facilidad de acceso a ella permite poner en contacto a cualquier persona con este mundo tan particular. Iniciarse en el modelismo no podría ser más fácil; con sólo ingresar unas pocas palabras claves en el navegador es posible encontrar una amplia variedad de sitios dedicados a él, foros de discusión y otros recursos en donde poder instruirse y pedir consejo para dar los primeros pasos en este pasatiempo. En línea pueden hallarse también cientos de kits de modelos a escala, para que cada persona pueda escoger y comprar fácilmente aquellos que sean de su interés, y que se ajusten de la mejor manera a su habilidad.

El gran crecimiento del mercado del modelismo en las últimas décadas ha llevado también al surgimiento de numerosas compañías especializadas, dedicadas a la producción de kits de armado de diferente complejidad. Generalmente producidos en plástico, existen en calidades y precios diversos, por lo que se adaptan a las necesidades de cada aficionado. Si bien este paso a la industrialización ha allanado el camino para los nuevos interesados en el tema, el trabajo artesanal permanece todavía como la versión más completa del trabajo de modelismo y la que todos los entusiastas aspiran a alcanzar.

El uso de otros elementos tecnológicos, como las simulaciones por computadora o los videojuegos, entre otros, pueden representar un complemento para la creación de maquetas, pero no remplazan en modo alguno la satisfacción de contar con un modelo físico construido desde el inicio. Por esta razón, no puede sorprender que el hobby del modelismo permanezca más vigente que nunca, aún hoy en día.

El aeromodelismo: una pasión para adultos y niños

Entre las distintas vertientes del modelismo, el aeromodelismo es uno de los hobbies que cosecha más adeptos. La fascinación por volar es un sentimiento que ha acompañado al hombre desde siempre, y que no se detiene en la actualidad sino que se profundiza con la idea de alcanzar nuevos horizontes.

El interés por el aeromodelismo suele provenir de distintos orígenes. Obviamente, los aviones en sí mismos constituyen ya un atractivo, pero la curiosidad por los aspectos ingenieriles involucrados en su construcción y funcionamiento está presente consistentemente entre los modelistas más ambiciosos. Son ellos quienes participan habitualmente en las competiciones regionales e internacionales, para demostrar no sólo la fidelidad en apariencia de sus creaciones, sino también sus capacidades de vuelo y de representar adecuadamente las cualidades de un avión real, aunque en menor escala.

La historia juega también habitualmente un papel importante para atraer a los aficionados del aeromodelismo. En particular, quienes han desarrollado un interés específico por el material bélico histórico encuentran en los aviones de guerra antiguos una forma de materializar esa pasión que descubrieron en los libros de texto. La atención al detalle es un aspecto crucial en todo proyecto de modelismo, pero cuando se opta por recrear un objeto antiguo las miradas críticas se tornan mucho más intensas, y es por este motivo que previo a iniciar la construcción de uno de estos modelos se debe realizar un estudio exhaustivo en imágenes de archivo o textos especializados.

Una característica interesante del mundo del aeromodelismo, es el vínculo natural entre adultos y niños que se observa en los eventos y conferencias. Los padres buscan contagiar esa pasión a sus hijos e iniciarlos desde pequeños en el arte de recrear modelos a escala. La capacidad de estos aviones de moverse como los reales resulta a la vez muy atractivo para los niños, que los adoptan como un juguete más. Por otra parte, en estos tiempos en los que se cuestiona fuertemente la manera en que los niños y jóvenes pasan su tiempo, el modelismo es una actividad que fomenta la creatividad e imaginación, junto con la formación de nuevos vínculos sociales en torno de un interés común y frecuentes salidas al aire libre, por lo que se convierte en una elección natural para los padres entusiastas del género.

El ferromodelismo: trenes en miniatura

Otro de los grandes géneros dentro del modelismo es el ferromodelismo, es decir, la representación de trenes y todo lo relacionado con el mundo ferroviario en pequeños modelos a escala. Quizás uno de los hobbies más ampliamente difundidos, cuenta con una gigantesca comunidad alrededor del mundo y numerosas exposiciones y competencias anuales. La construcción de maquetas ferroviarias involucra diferentes aspectos, los que requieren de una gran fijación por el detalle y el interés por reproducir de la mejor manera posible los elementos reales.

En primer lugar, la construcción de vagones y locomotoras demanda no sólo la recreación de la forma y elementos decorativos de cada uno de los vehículos, sino incluso de su mecanismo de funcionamiento y del esquema de pinturas correspondiente a las compañías que los han operado. Esta tarea requiere muchas veces de investigación historiográfica, si el modelo de interés es antiguo y ya no se encuentra en operación.

En segunda instancia, la construcción de estaciones, trazas y mecanismos de señalización obsesiona también a los modelistas, que no se contentan con reproducir únicamente a los trenes. La necesidad de mantener una escala adecuada complejiza enormemente la reproducción de edificios y el entorno natural, por lo que el cuidado de los detalles debe ser la preocupación primordial. Esta dificultad se incrementa notoriamente cuando los hobbistas buscan recrear estaciones y ambientes regionales reales, porque deben respetar las características geográficas de la zona además de copiar fielmente todos los elementos arquitectónicos que componen los edificios en los que se inspiran.

Esta gran dedicación de tiempo y materiales es la que determina que el ferromodelismo sea un hobby costoso y no apto para cualquiera. Si bien suelen venderse modelos terminados o en piezas para armar, su precio de venta puede alcanzar fácilmente los cientos de euros.

¿Cómo elegir el primer modelo?

A la hora de comenzar la práctica del modelismo, la primera pregunta que se le presenta al aficionado es: ¿cómo comenzar? Quienes tengan alguna experiencia en manualidades puedan quizás aventurarse a construir un modelo desde el inicio, creando cada pieza, pero para el común de los entusiastas es primordial elegir un kit adecuado de entre los que se venden en el mercado. Algunos consejos a tener en cuenta son:

  • La temática: es muy importante que el modelo responda a un interés particular. Si el modelista no está entusiasmado con el kit es muy difícil que logre buenos resultados.
  • Optar por pequeñas escalas: si bien los modelos de gran tamaño son visualmente atractivos, cuentan con una enorme cantidad de piezas y detalles que pueden dificultar enormemente su construcción.
  • No elegir modelos con esquemas de pintura complicados: el acabado es uno de los aspectos más laboriosos del modelismo, y arruinar un modelo como consecuencia de un mal trabajo de pintado echa por tierra muchas horas de armado y ensamblado.
  • Comenzar con kits económicos: invertir una importante suma de dinero cuando todavía no se tiene la suficiente experiencia para garantizar un buen resultado puede derivar en frustraciones.

Figuras en miniatura: otra rama popular del modelismo

No todo en el mundo del modelismo tiene que ver con grandes maquetas y modelos a escala espectaculares. También existe un lugar para pequeños diseños, que no necesariamente implican una menor complejidad. Las figuras en miniatura suelen ser pequeñas representaciones de figuras humanas, pero también abarcan otro tipo de diseños, basados en la realidad o la ficción.

El proceso de su creación es complejo y cuenta con numerosas etapas:

  • El modelado es el paso inicial y consiste en moldear el material a utilizar, generalmente masillas o arcilla, de acuerdo a la forma a imitar.
  • Una vez finalizado este proceso, y alcanzada la escala adecuada, puede procederse a esculpir los detalles de la figura, para lo que habitualmente se utilizan imágenes o dibujos como referencia.
  • La última etapa es la del pintado, la instancia crucial en la que pueden echarse a perder horas de trabajo sobre el material y la que define la apariencia final de la figura. Es necesario llevarla adelante con cuidado y con plena atención a los detalles.

Dada la complejidad del proceso, la creación de figuras a escala suele estar reservada a artistas de profesión, con un gran manejo de las técnicas involucradas.

¿Vale la pena los kits plásticos de modelismo?

La respuesta a esta pregunta depende en gran medida de cuáles sean las pretensiones e intereses de la persona que desee adquirirlos. Como en la mayoría de los productos, los kits de modelismo existen en diferente calidad y precio, por lo que se adaptan a una amplia gama de clientes y posibilidades económicas. Por supuesto, los modelos más detallados y más fieles al objeto que representan suelen ser más costosos, y esto también se refleja a medida que se incrementa la escala de la representación.

Estos modelos prefabricados suelen presentarse también en diferentes niveles de dificultad, lo que modifica sensiblemente el número de piezas, la cantidad de componentes y accesorios incluidos, y permite además, en el caso de los kits más sencillos, dirigirlos a los niños, para su armado bajo la supervisión de un adulto responsable. Teniendo en cuenta asimismo que la construcción de maquetas requiere de mucha pericia y tiempo, iniciarse con modelos más sencillos puede ser una buena forma de adquirir experiencia y manejo de las piezas para la práctica del modelismo.

Para quienes deseen un control absoluto del diseño y supervisar concretamente la construcción de cada uno de los elementos, los kits plásticos no serán una opción a considerar. Sin embargo, los costos involucrados en realizar este tipo de proyectos desde cero es significativamente más elevado. Lo importante es no perder de vista que hay lugar en el modelismo para todas las edades y habilidades, y esto es lo que convierte a este hobby en un mundo fascinante de posibilidades por descubrir.

Consejos para armar correctamente un kit de modelo a escala

Una vez tomada la decisión acerca de qué modelo construir, ya sea un automóvil, un barco o un avión, entre otras opciones, es necesario poner manos a la obra y lograr el resultado final de la manera más fiel a la realidad como sea posible. Pese a que los kits de construcción cuentan con instrucciones detalladas y todos los elementos necesarios para construir la maqueta, lidiar adecuadamente con cada una de las piezas puede resultar problemático en los primeros intentos. Aquí se presentan algunos consejos para facilitar su armado.

  • Cortar las piezas, no separarlas a mano: es la forma más segura de evitar quiebres y roturas de los distintos fragmentos necesarios para armar el modelo. Dedicar tiempo y trabajo a este proceso puede evitar dolores de cabeza y pérdidas de dinero para reemplazar componentes rotos.
  • Pintar las piezas antes de separarlas: de esta manera, se facilita el proceso de pintado y se evitan problemas e imperfecciones.
  • Comprar un adhesivo de calidad: el tipo de adhesivo es una decisión fundamental para garantizar la estabilidad del modelo y evitar la formación de residuos que afectan el resultado estético.
  • Limpiar las piezas antes de pintarlas: de esta forma se asegura un resultado parejo.

El modelismo y las nuevas tecnologías

 

La evolución de la tecnología alcanza todos los aspectos de la vida. El surgimiento de internet y las redes sociales ha transformado la manera en que se realizan las actividades cotidianas y también aquellas que no lo son tanto. Además, la masificación de los teléfonos inteligentes ha contribuido a facilitar el acceso a estos recursos en todo momento y lugar.

Los hobbies en general no son una excepción a este fenómeno y se han adaptado para aprovechar al máximo el uso de la tecnología, sin desnaturalizar las costumbres que los definen. En particular, el modelismo ha incorporado también alguno de estos aspectos relacionados a la interacción en línea.

Las redes sociales y los foros de discusión son el medio ideal para que aficionados de la construcción de modelos a escala puedan compartir sus inquietudes, recibir y dar consejos, o incluso publicar y promocionar sus creaciones. Si bien las comunidades locales de modelismo son frecuentes, internet permite intercambiar con entusiastas de todas partes del mundo por lo que no contar con alguna cerca de casa no es un impedimento para iniciarse en este pasatiempo.

Los distintos sitios de comercio en línea que ocupan los primeros lugares de ventas alrededor del globo, incluyen entre sus productos toda clase de kits y accesorios necesarios para trabajar en maquetas, y la variedad que presentan es habitualmente muy superior a la que se puede conseguir en las tiendas tradicionales del ramo. Asimismo, distintos modelistas pueden poner a la venta sus creaciones y lograr así valorizar su hobby, al tiempo que las personas interesadas en adquirir modelos a escala y evitar el arduo proceso de montaje pueden satisfacer esta necesidad.

Las nuevas tecnologías permiten también transportarse a otras latitudes y formar parte de eventos que en otras circunstancias habrían sido inalcanzables. Muchas exposiciones de modelismo, en particular las de ferromodelismo, han integrado recorridos virtuales que dan acceso a todos los interesados a explorar las maquetas en exhibición como si se tratara de verdaderos asistentes al evento. El aeromodelismo y los coches a control remoto, en cambio, suelen estar vinculados a competencias nacionales e internacionales por la mayor libertad de movimiento de sus modelos, y estas competiciones suelen transmitirse en directo por algunos de los canales de difusión masivos de vídeo en línea, como YouTube.

El modelado 3D y los sistemas de realidad virtual facilitan a los entusiastas del género el diseño y la planificación de sus maquetas. La posibilidad de imprimir piezas creadas por ordenador con impresoras 3D promete también revolucionar el mundo del modelismo, otorgando una mayor libertad creativa a cada uno de los hobbistas.

En síntesis, puede decirse que la tecnología ha realizado aportes importantes para modificar el universo de los pasatiempos, y en especial del modelismo, pero estos no han alterado la esencia de la actividad.